Presentación del libro Superhéroe de Gonzalo David Por Ana Rüsche

Presentación del libro Superhéroe de Gonzalo David

Por Ana Rüsche


Hoy nuevamente recuerdo, empuñé la hoja en blanco como mi primer revólver, pero cada tentativa en la pared era tan imaginaria como las de mis compañeros de clases y casa, cautividad para disparar mágicamente en las paredes, los niños con auriculares oyen como paredes gruesas, pelotas de béisbol reducidas a la mitad. 

Como ocurre con todos los primeros revólveres, cuando jalé el gatillo, bang, y mi brazo dolía tanto, como esa maldita página blanca que yo sólo se llenar de cosas sucias e idiotas; no hay ningún objetivo, sólo unos tontos auriculares en la oscuridad. 

En este sentido, apareció  un Superhéroe por la ventana. De hecho, yo podía ver algunas cosas asomada por la ventana, el tránsito eterno por la Quinta Normal de Santiago de Chile, desde los buses las luces de los faroles parecían galaxias, a pesar de todo no quería ver nada, estaba triste, me veía horrible con los auriculares como pelotas de béisbol en la cabeza. Y he compartido el mundo con personas que dan disparos en las paredes y no escuchan, es que los chicos no lloran, son hermosos y jamás dirán muerte. 

Ahora él cambia de colores como un camaleón. Nos llama. 

El Superhéroe, como el vengador del arcoiris, extiende sus brazos. El nos crea nuevamente! Instintivamente dejo los auriculares y escucho su voz dulce, llena de las preguntas más difíciles, como corresponde a un salvador que entrega confianza; ahora los disparos somos nosotros: 

Me tira a través del cristal.

En Bangkok soy un niño autista tailandés que amenazaba con tirarse al vacío, cuya madre lloraba desesperada al bombero: “mi hijo ama a los superhéroes”. Tengo 8 años, estoy operando este computador que nunca me responde, como sentado en la baranda del tercer piso de mi escuela para alumnos especiales. Prefiero mis auriculares, mi pantalla en blanco, mi pistola en la cabeza de puro miedo. Siempre hay la misma proporción que el amor.

El bombero-niño saca un traje del hombre-araña guardado especialmente para una emergencia y tira la sábana blanca con los brazos extendidos, y ágil, siempre como la lengua de un camaleón. Antes de titubear me lanzo al vacío… me agarra en el aire! 

El primer revólver de la hoja en blanco ahora es una gran cama elástica, donde se puede saltar y brincar, de la mano y salvado por el bombero, ese bombero es también un niño, es también Gonzalo, y gritamos como las aves desafinadas con un tipo de ternura radical que sólo los que nunca responden son capaces. Nuestro pequeño árbol de cristal es noticia en todos los repartidores de diarios del universo. 

Hoy lo intento nuevamente y puedo escribir los versos más tristes esta noche, porque recuerdo haber visto a mi Superhéroe en el cielo contaminado de la Avenida Paulista. El día y la hora llegaron. 

Ahora somos el primer disparo del revólver en esas hojas manchadas que convierten este libro en carne. 


Sao Paulo, Brasil, 2009 

 

|

Comentarios

Thanks to my father who stated to me regarding this website, this website is genuinely remarkable.
Responder
Thanks very nice blog!
Responder
My brother recommended I might like this blog. He used to be entirely right. This publish truly made my day. You can not consider simply how so much time I had spent for this information! Thanks!
Responder
Glad to be one of several visitants on this amazing web site :D.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar